El perro, animal cooperativo y adaptativo.

Cooperar es hacer algo para que junto a la acción o el esfuerzo de otros se consiga un determinado resultado. Ayuda mutua. 

Adaptarse es la capacidad de modificar alguna característica propia o tener unas características que le permiten desarrollarse en un lugar o situación distintos a los originales u  idóneos. Acomodarse o ajustarse a un lugar o situación distintos a los habituales.

Lo sentimos pero  cooperación y adaptación no se compaginan con sumisión y dominancia.

 

El perro es un animal social y gregario, de comunidad o grupo.

Esto quiere decir que tiene la necesidad de estar con otros perros, pero no vale cualquier perro.

El perro por mucho que pese a muchos NO es jerárquico, es cooperativo que es algo MUY diferente.

Por eso no es bueno retar a tu perro a lidiar con aquellos individuos con los que no quiere. 

Él hará el esfuerzo pero…¿Crees que llevarlo a lugares con decenas de perros le hará gracia? Difícilmente puede ser algo beneficioso poder encajar de manera favorable y positiva con tantos perros es muy difícil y a la vez estresante y agotador.

El perro al ser un animal cooperativo le hace ser muy adaptativo, pero esa adaptación tiene diferentes precios. Las facturas pueden ser muy caras, pueden poner en juego su socialización, sus habilidades comunicativas, su estado emocional, su autoestima, su  autocontrol e incluso su salud.

Aportar interacciones sociales de calidad es primordial.

Tu perro necesita comunicarse, pero sobre todo necesita ser escuchado.

Busca lugares y profesionales donde se respete primero a los perros, luego a los perros y todo ello en beneficio de los humanos y de los propios perros.

¿Tú cómo consigues saciar positivamente la necesidad de conducta social de tus peludos?

 

Manu García.

Asesor de bienestar canino.

 

Con Olfato, verás el mundo como lo ve tu perro.