Conexión real a través del material de paseo.

Los perros que conviven con los humanos deben soportar muchas cosas antinaturales para ellos, como por ejemplo arneses y correas.

El material de paseo debe ser una medida de seguridad, nunca un elemento de castigo, dolor o correctivo.

Elegir un buen material de paseo es fundamental para una relación de confianza real. Si te obligaran a poner algo que no te gusta o te hace sentir incómodo ¿Cómo te sentirías?

El uso y elección del material de paseo no solo es cosa nuestra, también debemos respetar la opinión del perro, usar elementos por solo nuestra comodidad es egoísmo puro.

El manejo de la correa debe ser una escena idílica, es decir debe ser una relación sentimental y feliz entre nuestras  manos y el perro. Deberíamos manejar la correa como quien acaricia el pelo de nuestro compañero, acompañando , con suavidad, calma y a veces deberá ser más claro y certero, cuando necesitamos comunicar precaución ante un peligro.

Un buen manejo de correa siempre, repito siempre, debe proporcionar calma y seguridad tanto al perro como al humano. Es un arte y el arte hay que vivirlo, sentirlo y entenderlo.

La comunicación a través de elementos como una correa es fundamental, esta debe ser construida desde el respeto, la sinceridad, la empatía y la amabilidad. Una comunicación bidireccional humano-perro, perro-humano que nos haga crecer juntos.

El perro debe ver el arnés y la correa como elementos que le ayudan a estar mejor, a ir más seguro. La clave para conseguirlo es el conocimiento y la confianza.

La manipulación que debemos hacer para la colocación de cualquier material de paseo a un perro es siempre diferente. No existen protocolos, de dejárselo oler, darle comida, que meta la cabeza, darle comida, pónselo y quítaselo y dale comida … .antes de esto hay otras cosas

Un paso mal dado en la colación y/o presentación del material de paseo a un perro puede ser crucial para toda la convivencia, obviamente influye en la relación

Forzar, engañar, chantajear, presionar, apurar…no ayuda..

Para elegir el arnés y la correa primero debemos conocer al perro, no existen materiales concretos y generalizados que sean buenos para todos los perros, incluso podríamos hablar de collar en algunos casos muy concretos.

Para el perro el momento de colocarle el arnés o la correa debería ser tan preciado como cuando le ofreces una caricia o su comida.

Debemos promover y fomentar una conexión leal, idílica y calmada entre humanos y  perros a través de los elementos de paseo. 

Manu García.

Asesor de bienestar canino.

Con Olfato, verás el mundo como lo ve tu perro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable: Manuel García Gómez
Finalidad: Gestionar y moderar los comentarios.
Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, modificación, limitación y suprimir los datos en este formulario asú como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.
Información adicional: En la Política de Privacidad de conolfato.com encontrarás información adicional sobre la recopilación y el uso de tu información personal por parte de conolfato.com, incluida información sobre acceso, conservación, rectificación, eliminación, seguridad y otros temas.